image-2017-03-25 (1)

¿ES RECOMENDABLE CORRER SIN PULSÓMETRO?

Hoy en día cada vez más personas se lanzan a la calle a correr. La moda se extiende como la pólvora y no es para menos, pues los beneficios del ejercicio son muchos, tanto para la mente como para el cuerpo.

Inevitablemente, con el aumento del número de personas corriendo una o varias veces a la semana, es necesario llamar la atención sobre ciertas prácticas que realizan algunos corredores y que pueden ser perjudiciales para su salud.

image-2017-03-25 (1)

CORRER SIEMPRE CON PULSÓMETRO

Uno de los hechos que más se puede apreciar entre los corredores principiantes cuando salen a correr es que entre su equipamiento no llevan un reloj pulsómetro.

Al principio es habitual salir a correr sólo calzándose unas zapatillas viejas que teníamos por casa, e ir probando a ver qué tal se nos da eso de correr.

Si bien los primeros días es lógico hacerlo así, no deberían pasar muchas sesiones de entrenamiento sin que nos hagamos con un buen pulsómetro GPS para controlar nuestras pulsaciones.

Es fundamental saber cómo se comporta nuestro cuerpo y nuestro corazón ante el esfuerzo, conocer los niveles de pulsaciones que alcanzamos en cada momento del ejercicio y saber con qué velocidad recuperamos las pulsaciones y volvemos a nuestro estado normal de reposo una vez acabado el entrenamiento.

El conjunto de todos estos datos nos puede dar una idea de nuestro estado físico y, lo que es más importante, saber si nuestro cuerpo está preparado para afrontar más sesiones de entrenamiento.

Hay que saber que llevar un pulsómetro no nos va a descubrir posibles enfermedades o pequeñas alteraciones cardíacas. Para eso siempre es necesario realizar una prueba de esfuerzo en un hospital o clínica deportiva especializada.

Pero al menos, podemos conocer de primera mano en qué estado nos encontramos. Por ejemplo, el número de pulsaciones que bajamos desde la finalización del ejercicio hasta pasado un minuto, nos indicará de forma aproximada nuestro nivel de forma física. Si sólo bajamos 10-20 pulsaciones, nuestro estado físico no es el mejor. En cambio, bajar 40-50 pulsaciones en 60 segundos desde la finalización del entrenamiento indica un estado de forma muy bueno, nuestro corazón está en plena forma.

Por todo esto, hay que considerar adquirir un pulsómetro para salir a hacer ejercicio, tanto si vamos a andar, correr o practicar cualquier otro deporte.

No es necesario desembolsar mucho dinero, por menos de 50 euros podemos encontrar modelos sencillos, que registran nuestras pulsaciones y nos mantienen bajo control, incluso con avisos si sobrepasamos un cierto nivel de pulsaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *